Primero, nutrición.

La industria del bienestar arroja muchísima información que puede ser difícil de entender. Debemos recordar que no existe una píldora mágica o un polvo de hadas que sustituya una dieta balanceada. Preocupémonos por optimizar nuestra alimentación primero, y luego pensemos en suplementar.

No se deje engañar por las marcas más reconocidas, todos esos aditivos no aportan nada a su salud. El valor nutricional de la proteína de suero de leche está en la proteína, no en el sinfín de agregados que usan para producir sabores extravagantes.

Debemos preferir siempre alimentos frescos, provenientes de la tierra y ojalá sin empaques.

Si vamos a consumir productos procesados ocasionalmente, es indispensable leer la lista de ingredientes para entender qué le estamos metiendo al cuerpo.

Por más disciplina que tengamos, más fuerte que entrenemos y más suplementos que tomemos, todo será en vano si no tenemos un fundamento nutricional adecuado.

Posts recientes

Menú